Covid19 - Fase 0

El BOE extraordinario del Domingo 3 de Mayo recoge una orden ministerial que levanta algunos de los vetos establecidos en el estado de alarma dentro de la llamada fase 0 y que entró en vigor el Lunes 4 de Mayo y se mantendrá vigente durante todo el estado de alarma. Así, permite acudir a comercios y locales de servicios con cita previa y recoger comida para llevar en bares y restaurantes, entre otros. Todo esto se podrá hacer a partir del lunes pero, eso sí, con limitaciones..

Apertura de tiendas y locales como peluquerías

La norma establece que cualquier comercio de menos de 400 metros, lo que excluye las grandes superficies, puede abrir al público, ya sea una tienda o un servicio. Eso sí, solo se podrá atender con cita previa. Y no se permite, por el momento, la apertura de centros o galerías comerciales o las tiendas que estén en esos centros y no cuenten con accesos directos e independientes desde el exterior.


También se permitirá la recogida de productos, si se compran por teléfono o internet, por ejemplo, pero debe hacerse de forma escalonada y evitando aglomeraciones tanto dentro como en los accesos. Solo se podrá ir a tiendas o servicios dentro del municipio de residencia, con la excepción de que lo que necesitas no se encuentre disponible donde vives. El tiempo de permanencia en los locales será solo el necesario para hacer las compras o ser atendidos.

Solo puede haber un cliente por cada trabajador y debe respetarse la separación entre clientes y entre estos y los empleados de al menos dos metros (uno si se usan sistemas de separación como mamparas o cristales). En lugares como peluquerías o centros de estética, donde esta distancia trabajador-cliente es imposible, los empleados deberán contar con sistemas de protección adecuados. Pero, eso sí, deberán mantener las distancias entre clientes.


Deberán contar con un horario de atención preferente para mayores, que deberán coincidir con su franja de paseo, de diez a 12 de la mañana y de siete a ocho de la tarde.

Es obligatorio realizar dos tandas de limpieza y desinfección al día, una al final de la jornada, centradas en las zonas de más contacto tanto para trabajadores como para clientes. Para ello, se deberán usar productos comerciales aprobados por el Ministerio de Sanidad o disoluciones de lejía en agua de 1/50. Tras cada limpieza, se deberán desechar los materiales utilizados y los equipos de protección.


También es obligatorio limpiar de forma diaria uniformes y ropa de trabajo, a entre 60 y 90 grados de temperatura. Todos los locales deberán contar con papelera con tapa para desechar los sistemas de protección como mascarillas y no se permitirá el uso de los baños. Además, deberán contar con dispensadores de gel hidroalcohólico a la entrada.

En locales de autoservicio, será el empleado el que esta vez distribuya los productos. En los casos en los que se necesiten probadores, se desinfectarán después de cada uso.

Todas estas medidas no aplican a los comercios que han permanecido abiertos desde el principio del estado de alarma, pero sí las obligaciones de prevención de riesgos laborales que establece y que, entre otras cosas, impide que se incorporen trabajadores con síntomas, contagiados o que estén en cuarentena. El dueño será el responsable de la protección de sus empleados, que deberán contar con equipos de protección, como mascarillas y guantes. Y que también aplican a los empleados de los restaurantes del punto siguiente.

Comida para recoger

Hasta ahora, se permitía el envío de comida a domicilio. A partir del lunes, se permitirá también pasar por un bar o restaurante a recogerla. Eso sí, se deben establecer turnos de recogida para evitar aglomeraciones. Los pedidos se pueden hacer solo por teléfono o internet, con una excepción: aquellos locales que tengan servicio de pedido desde el coche pueden hacerlo de la forma habitual.


Solo se permitirá que se atienda a un cliente de forma simultánea por cada trabajador. En los locales con solo un empleado, solo se permite una persona en el interior. Y también deberán contar con geles de limpieza a la entrada y papeleras a la salida.


La medida permite las obras en casas vacías aunque haya vecinos en el edificio. Así, se permiten siempre que sean viviendas o locales no habitados, a las que no tengan acceso los residentes mientras duren las obras y cumpliendo una serie de condiciones: si se establece un corredor para que entren y salgan trabajadores del edificio y por el que no pasen los vecinos, ya podrán ponerse en marcha.

Si no es así, será obligatorio limitar la circulación de trabajadores y materiales todo lo posible para evitar el contacto con los vecinos del inmueble; que el acceso y la salida se produzcan al inicio y fin de la jornada laboral; y que los trabajadores adopten todas las medidas de higiene dictadas por las autoridades sanitarias, como el distanciamiento de dos metros.


8 vistas

Contacto

952 00 77 77

©2020 por Grupo Bianco. Creada con Wix.com