Incidencia del ERTE en la Renta de 2020

Más de tres millones y medio de afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) podrían llevarse una desagradable sorpresa el próximo año cuando hagan la declaración de la renta. El motivo es que, a efectos fiscales, tendrán dos pagadores en la campaña del IRPF 2020, con las consecuencias que eso implica. Por un lado, tendrán que presentar la declaración y, por otro, les saldrá a pagar casi con toda seguridad.

Resolvamos con preguntas y respuestas las dudas acerca de este tema. 

-¿Por qué tiene dos pagadores un afectado por ERTE?

-Los pagadores son aquellas personas o entidades que tienen distinto número de identificación fiscal (NIF). 

Una persona que está afectada por un ERTE es como si estuviese en el paro de forma temporal y percibe un ingreso. Esta prestación por desempleo se considera un ingreso más y el SEPE, que es la entidad que lo paga, un pagador más a efectos fiscales. Por eso, aunque en conciencia el afectado sepa que trabaja para su empresa y que, probablemente, vuelva a hacerlo, no puede obviar que durante ese tiempo que está en 'stand by' está cobrando el paro, y éste no le retiene IRPF.

-¿Tienen obligación de hacer la declaración de la renta el próximo año?

-Sería una cuestión de cuantías. En una situación normal, con un solo pagador, si el trabajador tiene unas retribuciones que no alcanzan los 22.000 euros, no habría que hacer declaración de la renta. 

Si hay más de un pagador, la situación se complica. El trabajador tendría que presentar o no declaración de la renta atendiendo a dos supuestos:

Si el conjunto de lo que el trabajador gana en el año es de 22.000 euros y el segundo pagador le ha pagado menos de 1.500, no tendría que hacer declaración. Imaginemos que el ERTE ha sido corto y durante este año ha cobrado 21.000 euros de la empresa y 1.000 euros del Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE). En ese caso, hay dos pagadores, pero seguiría imponiéndose la regla inicial de los 22.000 euros. Si entre el pagador A y el pagador B no suman una cantidad que alcance los 22.000 euros, el trabajador no tiene que hacer la declaración de la renta. 

Otro supuesto más complicado es que el segundo pagador haya abonado al trabajador más de 1.500 euros. En este caso, sería necesario que entre todos los pagadores le hubieran pagado menos de 14.000 euros. Si así fuera, no tendría que hacer declaración. Ejemplo: el pagador A ha pagado 10.000 euros y el pagador B ha abonado 2.000 euros. En total, 12.000 euros. Estaría por debajo de los 14.000 euros, por tanto, no tendría que presentar declaración de la renta. 

-¿Saldrá a pagar la declaración de la renta?

-Casi seguro que sí.

-¿Hay algún recurso para minimizar ese impacto?

-La ley reconoce que el trabajador tiene derecho a solicitar un tipo de retención superior al que fija la ley. Puede pedirle a la empresa que, en lugar del 5%, le aplique uno superior. Serviría para que al afectado le quitaran un poco más de lo que cobra hoy para que al año siguiente pagase un poco menos. Se lo podría solicitar a la empresa o al SEPE. Es un derecho reconocido por ley y puede tramitar esa petición, pero en la práctica, se están retrasando mucho los pagos de los ERTE, ya sea por problemas financieros del Estado o por problemas burocráticos. Por tanto, si el trabajador está en esa situación y se dirige al SEPE para que en su expediente introduzcan esas modificaciones, se expone a que se retrase aún más el cobro. El derecho lo tiene, pero en la práctica, mejor que al trabajador le bloqueen el expediente, que le paguen y con esa previsión, ahorrar para pagar al año siguiente.




14 vistas

Contacto

952 00 77 77

©2020 por Grupo Bianco. Creada con Wix.com